Me casĂ© 👰 hace menos de dos meses. Cada vez que alguien preguntaba a dĂłnde irĂ­amos de luna de miel la respuesta no tenĂ­a dudas: sabemos a dĂłnde queremos ir, pero hay un ‘pequeño’ detalle... antes habĂ­a un viaje pendiente.

Un viaje que queriendo (o no) mi esposo había planificado antes de la boda y que casados por la iglesia (o no) él quería que hiciéramos juntos, ir a Rusia para el Mundial. Ojo, esta no es mi luna de miel. Valga la aclaratoria. Repetir esto me da un poco de tranquilidad.

No soy aficionada a los deportes. Entiendo el bĂ©isbol por inercia venezolana y el fĂștbol para socializar. VeĂ­a bĂ©isbol con mi papĂĄ (el deporte bandera en Venezuela) y lo disfrutaba mucho; ya adulta entendĂ­ que mĂĄs allĂĄ del deporte, lo que realmente disfrutaba era su compañía, compartir algo con Ă©l, que me explicara cosas que yo no entendĂ­a.

El fĂștbol vino despuĂ©s. Soy de esa generaciĂłn que creciĂł con el deseo (o nacionalismo marcado y esperanzador) de ver a la vinotinto en un Mundial. Un deseo que alimentĂł esa ola de jugadores talentosos que le dieron una nueva cara al deporte, aunque el objetivo todavĂ­a no se cumple.

Eso sĂ­ me hacĂ­a ver fĂștbol con ganas, el amor a mi paĂ­s. Casada con un argentino confirmĂ© que, al menos para ellos tambiĂ©n, parte importante de la pasiĂłn por ese deporte es el amor a tu paĂ­s. Y sĂ­, me tocĂł conocer mejor a Messi, al Barcelona y tomar la decisiĂłn de ir a un Mundial. đŸ€ŠđŸ»â€â™€ïž

Advertisement

Creo que mi decisiĂłn de ir a Rusia tiene varias fases:

  • La negaciĂłn: verlo como un gasto innecesario que en momentos en los que queremos ahorrar nos podĂ­amos evitar, o que al menos yo me podĂ­a evitar.
  • La aceptaciĂłn: asumir mi responsabilidad de mujer casada que comparte experiencias con su marido y darle la oportunidad de disfrutar cosas que le gustan.
  • El disfrute: ya aceptando lo que se venĂ­a y entendiendo que son oportunidades que quizĂĄs se presentan una sola vez, debo disfrutar del viaje.
  • Y la Ășltima, la que estoy viviendo actualmente y la que ahora le da sentido a todo, el disfrute sincero: he decidido el conocer de primera mano la pasiĂłn de mi esposo por el deporte, compartirla, verlo feliz, agradecer por vivir algo Ășnico, disfrutar yo tambiĂ©n a mi manera y ser turista en un paĂ­s que quizĂĄs no vuelva a pisar.

Advertisement

Porque pasĂ© de no tener emociĂłn a ya querer llegar y curiosear, ver cosas nuevas, indagar en una cultura desconocida para mĂ­, ser testigo de ese sentimiento que aflora en mucha gente estar en un juego, que los hace llorar 😭 y que todavĂ­a me cuesta un poco (o mucho) entender.

He decidido ser una analista desde mi perspectiva y contar lo que veo. Al fin y al cabo, el fĂștbol es quizĂĄs solo la excusa para alimentar mi deseo de querer entenderlo todo y buscarle explicaciĂłn a cada cosa que veo. Al final, Âżel fĂștbol no es lo de menos?

Nota: La presente pieza fue seleccionada para publicaciĂłn en nuestro blog como una contribuciĂłn al debate pĂșblico. La(s) visiĂłn(es) expresadas allĂ­ pertenecen exclusivamente a su(s) autor(es). Este contenido no representa la visiĂłn de Univision Entretenimiento o la de su lĂ­nea editorial.