Fútbol es lo de menos

“La tengo como Zague”

En los últimos días se hizo viral un video del mexicano, exfutbolista y hoy comentarista, Luis Roberto Alvez, conocido como Zague.

Zague aparece en el video presumiendo su pene 🍆 erecto ante un espejo y parece que el video fue grabado para enviárselo a una mujer. La novedad es que parece que Zague tiene un miembro muy grande 🍆🍆. Algunos medios han dicho que fueron hackers los que encontraron el video y otros que fue filtrado por la mujer que lo recibió, algunos especulan que fue la actriz porno ucraniana Eva Davai.

El video fue recibido por los machos mexicanos con mucho entusiasmo. Ahora uno de los gritos de la hinchada en Rusia es “la tengo como Zague”, porque claro, para ellos tener un pene grande es la máxima muestra de poder y masculinidad. Lejos de recibir críticas, la gente celebra al comentarista, como si hubiese alcanzado un máximo logro profesional. Nadie ha tratado de hacerlo avergonzarse por grabar un video así o hacer sexting y mucho menos le ha dicho que es un pendejo por no guardar bien el video, o encriptarlo o tener una clave robusta que no se pueda hackear. No. Zague se ha convertido en héroe nacional 😮.

En 2014, cuando la actriz Jennifer Lawrence fue víctima de hackers que robaron fotos suyas en las que aparecía desnuda frente a un espejo, el mundo entero se dedicó a pendejearla: “Tan puta, quién la manda a tomarse fotos encuera”, “qué estúpida, por que no tiene estas imágenes encriptadas”, “quién la manda a exhibirse”. Cuando se divulgan fotos de una mujer desnuda sin su consentimiento, aunque esto en realidad constituye un crimen sexual y una violación a su privacidad, la pendeja, la culpable, la juzgada, es la mujer. Porque los hombres pueden desnudarse sin que su reputación se vea afectada, cuando más se los tilda de “irreverentes”. Pero cuando se divulga (con o sin su consentimiento) la imagen de una mujer desnuda la gente se escandaliza, como si fuera una sorpresa que bajo nuestra ropa tenemos piel, tetas, pezones, vulva, e inmediatamente esto se usa para desprestigiarla.¿Se imaginan que alguien filtrara un video de alguna comentarista deportiva haciendo sexting? ¡Se le acaba la carrera!

El doble estándar está tan cabrón que quien se tuvo que llevar toda el agua sucia fue la periodista Paola Rojas, esposa de Zague. A falta de una mujer en el video, buscaron a la esposa del tipo para avergonzarla a ella -que no tiene nada que ver- en vez de a él. Además de la especulación de que el video no era para ella (la gente asumió que si el man le mete cachos es culpa de ella, y él pues es un crack por estar con varias mujeres) le han llovido insultos y todo tipo de comentarios humillantes. También hay una colección de fotos de Rojas sonriente, en donde se lee que lo que la tiene así de contenta es el gran pene de su marido. Estoy segura que Rojas estaría mucho más satisfecha con otras cosas como que su marido se haga cargo de la casa para que ella pueda descansar o dormir, o con el mínimo requerimiento de que el tipo sea fiel, o tan siquiera que sus acciones no la humillen públicamente.

Un pene gigante no es lo que una mujer necesita para ser feliz. Para empezar el tamaño sí importa, y tener sexo penetrativo con un tipo de pene gigante no tiene nada de cómodo, eso solo funciona bien con los orgasmos fingidos del performance del porno. Pero los hombres piensan que eso basta, y peor, que su hombría está atada al tamaño de su pene. Además es importante decir que los penes no tienen un tamaño fijo, que la mayoría del tiempo cuelgan pequeños y flácidos (y más cuando hace frío, así que no creo que les favorezca estar en Rusia) y que los penes erectos son, más que nada, una excepción a su estado natural. Qué tristeza me dan esos mexicanos que creen que van afirmar su hombría inventándole a la gente que “la tienen como Zague”, porque algo así solo revela una gran ansiedad por reafirmar su masculinidad. ¡Cuántas inseguridades hay detrás de ese grito! ¡Cuán frágil es la masculinidad, que depende de algo tan coyuntural e incierto como el tamaño de un pene! 🍆.

Advertisement

Nota: La presente pieza fue seleccionada para publicación en nuestro blog como una contribución al debate público. La(s) visión(es) expresadas allí pertenecen exclusivamente a su(s) autor(es). Este contenido no representa la visión de Univision Entretenimiento o la de su línea editorial.

Share This Story

About the author

Catalina Ruiz-Navarro

Columnista en @ElEspectador y @revistacromos, editora de @volcanican; conductora de @amazona_tv. Feminista. Bruja de playa, hija de Elegguá.